El nuevo Mercedes-AMG SL y su fantástica carrocería de Arquitectura Roadster de aluminio

by Autozama
El nuevo Mercedes-AMG SL y su fantástica carrocería de Arquitectura Roadster de aluminio

La maravillosa Arquitectura Roadster del nuevo Mercedes-AMG SL está compuesta de aluminio en su carrocería, la máxima rigidez que te llevará a vivir aventuras sin límites.

El SL nació para su uso en los deportes de motor, en 1952, con chasis tubular de filigrana, con un peso muy ligero y muy rígido para su torsión.

En sus modelos siguientes se fue desarrollando como una especie de columna vertebral de coupé y roadster.

Este año la remodelación de la arquitectura ha sido contundente por Mercedes-AMG, y es que hace homenaje a la icónica presentación roadster, con una arquitectura innovadora.

Siendo la base para una dinámica de conducción precisa, altos niveles de confort, un cuerpo deportivo totalmente proporcional; y por supuesto un empaque óptimo.

Pero ¿en qué consiste esta arquitectura roadster?

La maravillosa combinación de un marco de aluminio espacial, que posee una estructura autoportante; se creó, al igual que el primer SL de 1952, sin adoptar un solo componente predecesor SL o del AMG GT Roadster, literalmente desde una hoja en blanco.

Jochen Hermann, Director Técnico de Mercedes-AMG GmbH, describió el desafío de la construcción de este nuevo modelo. “cuando recibimos el pedido para el desarrollo general del nuevo SL, pudimos comenzar desde cero, por así decirlo, sin construir sobre una estructura existente. Podemos estar orgullosos del resultado y, una vez más, demuestra el alto nivel de experiencia en desarrollo de Affalterbach. Porque, por un lado, hemos logrado combinar los altos requisitos del paquete.

Por otro lado, pudimos alcanzar excelentes valores de rigidez en todas las áreas con un peso favorable, para sentar las bases para una dinámica de conducción ágil y un alto confort”.

La implementación, por primera vez en un SL, del diseño básico de 2 + 2 asientos y el enfoque en una gran variedad de unidades, llevan consigo la exigencia de esta maravillosa arquitectura con una carcasa de lujo del nuevo roadster, lo que presentó grandes desafíos de construcción a los desarrolladores. Y es que el objetivo siempre estuvo claro, presentar el rendimiento de conducción típico de la marca, aunado a la comodidad y seguridad de la misma, con el enfoque en la dinámica lateral y longitudinal que caracteriza al SL.

La base del éxito

No hay que olvidar, que hace casi 70 años, en 1952 la base del éxito del SL fue el bastidor espacial tubular, que era muy ligero pero con una rigidez a la torsión muy alta. Lo que provoca que las puertas normales no sean posibles, por su altura; pues las famosas puertas dobles de este diseño son el resultado de esto. Permitiendo así la construcción del bastidor, elaborada exclusivamente para cargas de tracción y compresión, que le permite diámetros de tubería pequeños. 

Ante esto, la estabilidad está garantizada por numerosos triángulos cerrados, que transfieren las fuerzas que se producen a una pirámide de tuberías al final del compartimento del motor. Toda una nave espacial repleta de elegancia y confort.

Los nuevos materiales compuestos de fibra, alta proporción de aluminio y la inteligencia son la mezcla perfecta para hacer realidad el nuevo SL

El peso reducido y la rigidez del nuevo SL son el resultado de la ingeniosa combinación de materiales compuestos de aluminio, acero, magnesio y fibra. Lo que llevó a obtener como resultado un espacio para el equipo de confort y seguridad requerido, la tecnología sofisticada y la capota blanda, creados a través de secciones transversales de material optimizadas y las formas sofisticadas de los componentes.

Por su parte, la carrocería deja mucho que envidiar, y es que sus medidas específicas incluyen paneles de empuje de aluminio en la parte inferior, al igual que puntales con funciones integradas en la parte delantera y trasera del vehículo. Sumándose a estos el ingenioso panel de instrumentos de magnesio y el puente de bloqueo de un material compuesto de fibra con una mezcla de fibras de vidrio y carbono, que también demuestran los esfuerzos de los ingenieros para el mejor uso posible y personalizado de los materiales más variados del SL.

La alta resistencia con la que está fabricado el marco del parabrisas, hace que este sea altamente resistente, con un tubo de acero elaborado en caliente. Que trabaja en conjunto con un sistema de barra de emergencia, ubicado detrás de los asientos traseros que se puede extender a la velocidad de un rayo, como protección contra vuelcos.

Cada área cuenta con espesores de pared a su medida

La rigidez de puntos específicos, como en las conexiones del chasis, se logra con la fundición de componentes de aluminio que se utilizan en los nodos de fuerza, o en los puntos de alta integración funcional. Ofreciendo la ventaja de una disipación específica de las fuerzas y la posibilidad de diseñar el espesor de la pared local e individualmente de acuerdo con la carga que requiera cada espacio. Esto permite que cada carga vaya distribuida en función a la demanda de cada área.

Este SL está diseñado para mejorar las ediciones anteriores, tanto en endurecimiento como en su peso. Y es que la rigidez introductoria fue mejorada en la conexión del chasis, garantizando un comportamiento de conducción deportivo con un manejo preciso y una gran agilidad.

En detalle, el rigor a la torsión de la estructura de la carrocería aumentó en un 18 por ciento, la rigidez transversal es un 50 por ciento más alta que la del AMG GT Roadster; la rigidez longitudinal es un 40 por ciento más alta. 

En pocas palabras, el peso de la carcasa pura sin puertas, capó y tapa del maletero, así como sin piezas de montaje adicionales, es de alrededor de 270 kilogramos. Lo que centra el concepto del vehículo hacia el centro de gravedad más bajo posible.

Las trayectorias de fuerzas más profundas, utilizadas de manera consistente, arrojaron como resultado una conexión rígida a la flexión del tren de transmisión y los ejes, como la disposición de los componentes relevantes para la rigidez de la estructura de la carrocería; en este caso entre la parte delantera y trasera del vehículo y la celda de seguridad del pasajero.

Mano de obra del más alto nivel

La calidad de la carcasa del vehículo se hicieron con el más alto nivel de ingeniería, con una apariencia bastante lujosa; a través de la elaboración de herramientas precisas, aunado a la moderna soldadura MIG, soldadura láser, remachado ciego y con punzón, uniones pegadas o tornillos con orificios de flujo.

Esto se aplica tanto a las dimensiones de los huecos como a los radios o cursos de juntas. No hace falta decir que la nueva arquitectura de carrocería de Mercedes-AMG, cumple con todos los requisitos internos de choque, que en muchas áreas son mucho más estrictos que los requisitos legales. Y es que sus estrictas labores de ingeniería lo hacen posible, acompañados de requerimientos de extrema calidad.

Para esto, la elaboración del chasis se llevó a cabo a un ritmo récord, contando con tres meses para su desarrollo preliminar. Se debe destacar que pasaron no menos de tres años desde la realización del pedido a un equipo inicialmente de solo seis personas hasta la aprobación para la producción en serie.

Por su parte, el software empleado para el desarrollo digital y tecnológico permitió aprobar la producción de las herramientas en serie sin un prototipo de chasis real. Mientras que la seguridad pasiva en accidentes fue puesta en marcha gracias a los requisitos extremadamente altos en la primera prueba de choque real, todo por medio del vehículo de seguridad estructural.

Mientras tanto, Bremen es el escenario de la fabricación de la innovadora carrocería de aluminio con máxima rigidez, de Arquitectura Roadster del nuevo Mercedes-AMG SL, lugar en el que su predecesor ya está fuera de la línea de producción.

Artículos relacionados

Escribe tu comentario

¡SUSCRÍBETE!





This will close in 20 seconds