El Mercedes-Benz 500 E diseñado por Porsche cumple 30 años

by Autozama
El Mercedes-Benz 500 E diseñado por Porsche cumple 30 años

Se cumplen 30 años de la producción del Mercedes-Benz 500 E, que fue creado por Daimler-Benz AG y diseñado por Porsche, ocasión en la que dejó a los asistentes del Salón del Automóvil de París delirando con su espectacular diseño.

La especial berlina, creada para albergar un motor V8 de cuatro válvulas y una cilindrada de cinco litros del 500 SL, fue el preámbulo de su descripción que ha dejado a más de uno con el delirio de manejarlo. 

Sus 332 caballos de fuerza le permitieron alcanzar un tiempo de cero a 62 mph en solo 6.1 segundos, con una torsión máxima de su motor de 354 lb.-ft en marcha. El público de 1991 no se podía esperar que este espectacular diseño cargara consigo que su velocidad máxima estuviera limitada electrónicamente a 155 mph.

Esta hermosa berlinesa de cuatro puertas tenía como objetivo demostrar que el rendimiento de su motor podría estar sujeto a comodidad, disfrutando de la verdadera velocidad con el confort de un espectacular sillón. 

Como señala Michael Mönig, responsable del departamento de Desarrollo de Prototipos de Mercedes-Benz: “Mucha potencia, pero sin ser ostentoso, dinámico y lujoso al mismo tiempo. El 500E no es un vehículo llamativo. Representa pura subestimación y llama la atención solo a segunda vista”.

Esta popular creación no deja de ser el niño mimado de la empresa, logró que Michael Hölscher, Jefe de Desarrollo de Proyectos, celebrara el aniversario junto con Mönig, conversando mientras manejaban el 300E por una ruta que comenzaba y terminaba en el Museo Porsche. 

Este recorrido es motivado, luego de que Daimler-Benz AG enviara el contrato de actualización de este modelo, desafío que debía emprenderse desde las propias instalaciones de Porsche.

Para ese entonces, Porsche se enfrentaba a una crisis ya que presentaban una disminución de los ingresos, esto como resultado de una pérdida de ventas. Entonces, cuando Porsche tuvo esta oportunidad de 300 E, comenzó produciendo 10 modelos por día, luego la aumentó a 20, hasta que su edificio Reutter, anteriormente vacío, estuvo en pleno apogeo.

Del comunicado de prensa de Mercedes:

Hölscher recuerda: “Han pasado treinta años y han sucedido muchas cosas en la industria automotriz en ese tiempo. Sin embargo, incluso hoy, el 500 E no tiene nada que ocultar. Su manejo es magnífico. La aceleración longitudinal es excelente, los frenos son sobresalientes y es un placer conducir este automóvil con su carácter dinámico. Realmente disfruto del hermoso y discreto sonido del motor de ocho cilindros «.

[…]

La producción de vehículos de demostración ayudó a Mercedes-Benz a tomar la decisión de pasar a la producción en serie. “Planeamos el desarrollo del 500 E aquí y trabajamos duro para que fuera posible instalar el motor grande en un vehículo comparativamente pequeño”, relata Hölscher. Para lograr una mejor distribución del peso, la batería se sacó del compartimento del motor y se instaló en la parte trasera derecha del compartimento de equipaje. Los sistemas de frenos y escape se modificaron significativamente, y se renovaron las aletas y el parachoques en la parte delantera y trasera. El motor de ocho cilindros respiraba a través del espacio que rodeaba los dos faros delanteros para tener un suministro abundante de aire. Con una cuota de desarrollo del 90%, Porsche fue responsable de prácticamente todo el trabajo necesario paraIntegración de los componentes del vehículo y la transmisión

“La colaboración con los compañeros de Mercedes-Benz fue muy respetuosa, centrada y en igualdad de condiciones y se basó en un gran deseo de éxito”, recuerda Mönig. El momento clave para él fue el primer día, dice, cuando condujo hasta el sitio de Sindelfingen con sus colegas y numerosos prototipos. «Eso fue muy especial».

Artículos relacionados

Escribe tu comentario

¡SUSCRÍBETE!





This will close in 20 seconds